Bambaladas por Marruecos

Bambaladas por Marruecos

Estamos en marzo y ya estoy pensando en el destino de este verano y es que una de mis grandes pasiones además de bambaladas es viajar, aunque creo que está pasión la tenemos todos ¿no? Y no sé por qué pero conforme vas cumpliendo años más te dicen eso de “aprovecha ahora que después no podrás”… Me imagino que es por eso de que siendo padre te ves mucho más limitado a la hora de viajar (ya os contaré cuando eso llegue porque ese es otro tema jaja).

Son varios los lugares a los que me gustaría ir este año, entre ellos Cuba, Perú o Japón pero hay que elegir uno así que si habéis estado en alguno de ellos me encantaría conocer vuestra experiencia y quizás así me ayudáis a tomar una decisión. Yo de momento os voy a aconsejar uno de los destinos que más me han sorprendido hasta ahora porque no lo tenía para nada entre uno de mis favoritos pero fui el año pasado y me cautivó. Como ya sabéis por el título del post ese sitio es Marruecos y viajé hasta allí un poco por casualidad ya que para nada estaba entre mis planes pero se nos echó el tiempo encima porque bambaladas llevaba poquito tiempo funcionando y no podía programar nada a largo plazo.

Cuando me propusieron viajar a Marruecos enseguida pensé en @azulbereber, nos conocimos por instagram y tenía clarísimo que si me iba al desierto era con ella. Esta es otra de las cosas que os recomiendo encarecidamente si estáis planteándoos viajar a Marruecos (y no es publi en absoluto…) hacedlo con ella, porque además de conocerse todos los lugares como la palma de su mano y ser una enamorada de este lugar el trato y el cariño con el que Anabel te organiza todo es una maravilla. Quizás yo os recomendaría planificarlo para primavera porque al ser un país cálido la temperatura en esa estación es mucho más agradable. Nosotros elegimos una época del año que quizás no fue la mejor por el calor (pero como ya os he dicho no tuvimos mucho margen para elegir ya que al llevar bambaladas muy poquito tiempo en marcha, un añito concretamente, no sabíamos ni siquiera si íbamos a poder irnos a algún sitio) aun así disfrutamos muchísimo. Por lo que elijáis el mes que elijáis estoy segura de que os va a enamorar, eso sí insisto que para poder disfrutar de este destino de manera especial y relajada es muchísimo mejor irte con alguien que conozca el país tan bien como Anabel.

Nosotros volamos con una  compañía low cost porque encontramos una oferta y nos llevamos una maleta de avión para 10 días, algo que me parecía complicadísimo pero aquí fue donde apliqué la conocidísima técnica de Marie Kondo y sus rulitos y desde entonces no sabéis lo bien que me hago las maletas (os tengo que reconocer que era un auténtico desastre porque siempre me llevaba muchísimas más ropa de la que iba a necesitar). Evidentemente solo me pude llevar un par de bambaladas y por supuesto tenía clarísimo que las espardeñas creta sand eran las que me iban a acompañar todo el viaje porque nos esperaban muchas horas de caminar por delante y me pegaban con absolutamente todo.

Además de Marrakesh estuvimos en lugares como Fez, Chef chauen, el desierto del Sahara o Essaouira. Todos ellos me sorprendieron muchísimo porque no me podía imaginar que en Marruecos hubiera tanto contraste de paisajes, pero si tuviera que quedarme con uno de ellos sin lugar a duda sería la maravillosa experiencia que vivimos en Merzouga. Dormir en el desierto una noche creo que es una de las cosas más bonitas que he podido hacer a día de hoy, ver ese cielo estrellado junto a una hoguera y cenar en una jaima a la luz de las velas al ritmo de tambores y castañuelas bereber fue una pasada. Quizás suene cursi pero os aseguro que es algo que tenéis que hacer aunque sea una vez en vuestra vida. Yo ya estoy planeando volver…

¿Os animáis a viajar a Marruecos?

No Comments

Post A Comment